SENDERISMO NOCTURNO DEL SEMINARIO DE LOS ANGELES

Publicado el 16/07/2022

Senderismo Nocturno del Seminario de los Angeles

24 SEP sábado

Punto de Encuentro:  Localidad de Hornachuelos

Hora de Salida:  18:00 h

Recorrido: Lineal. 10 km (incluidos ida y vuelta) Sendero del Seminario de Los Ángeles 

Duración: 3 horas

 

No Recomendado a Menores de 6 años

 

Mascotas: Se pueden Traer Siempre con Correa

 

No incluye: Desplazamiento a lugar de inicio

 

Tarifa: 
 
Adultos ( + 14 a ) : 6 € 
 
Niños entre ( 6 - 13 a ) : 3 €
                                   
Requiere Reserva previa pulsando enlace a continuación ( GRUPO REDUCIDO ) : 
 
                                                         

 

 

 

Descripción de la Ruta:

 

Esta ruta nos adentra en uno de los espacios más emblemáticos de la Sierra de Hornachuelos, el valle del Bembézar.


Hoy día estas moradas naturales sólo son habitadas por las aves, como el chochín, uno de los pajarillos más pequeños de la fauna ibérica que hace sus nidos en su interior, de ahí que en algunas zonas se les llame trogloditas. Del mismo modo la golondrina dáurica, golondrina común, avión roquero, lechuza, cernícalo vulgar, etc., son comunes en las oquedades de este barranco.

A esta senda se le llama “el camino de las Siete Revueltas”. Este sendero fue utilizado por los monjes que vivían en el monasterio de los Ángeles, con el paso de los años cayó en el olvido y se fue cubriendo por la maleza, hasta que las vecinas y vecinos de este pueblo (los melojos), lo rehabilitándolo y lo convirtieron en sendero botánico. A lo largo del recorrido haremos varias paradas con el objetivo de contemplar el paisaje y escuchar el murmullo de las aves, que intentaremos identificar con la vista y el oído. Por ejemplo, en las zonas de acebuchal podremos oír un enorme cuchicheo de pajarillos (Picogordos, petirrojos, pinzones, zorzales, carboneros, palomas torcaces, ánades reales, cormoranes, garzas, etc.), irán acompañándonos sobre la marcha.


También la cigüeña negra, el águila perdicera, el águila real y el azor habitan en estos barrancos, si bien son más difíciles de observar por lo que debemos estar muy atentos. 

En las últimas revueltas del camino nos daremos de cara con el monasterio de los Ángeles, llegando al en poco tiempo a la fuente de los Tres Caños (que aluden a la Salud, la Suerte y el Amor). 

Desde este balcón natural podemos contemplar una esplendida vista del monasterio de los Ángeles enclavado en una ladera cubierta de una exuberante vegetación, de la que surgen, enormes crestones calizos que utilizan los buitres leonados como dormidero y zona de reproducción. El escaso buitre negro, todo un símbolo de la conservación de la fauna ibérica, también aparece con cierta frecuencia por la zona. Al ser éste uno de los lugares más interesantes desde el punto de vista paisajístico y ornitológico..