ORIGEN DEL CAMPO DE LA VERDAD - BATALLA DE LOS PICONEROS

Publicado el 23/03/2020

Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros

REALICE LA RESERVA PARA ESTA ACTIVIDAD

Curiosidades de Córdoba

 

Acaeció aquí un hecho decisivo en la historia de España y de Córdoba como fue la batalla del Campo de la Verdad, también es conocida como batalla de los Piconeros. El Campo de la Verdad, que siempre destacó por ser morada de gentes bajas, clases sociales más impedidas económicamente y arrabales en tiempos del dominio musulmán, se iba a convertir en escenario de la lucha entre los cordobeses, seguidores de Enrique de Trastámara, y Pedro I y sus aliados de Granada. Sería a partir de este episodio cuando quede, citado escenario, bautizado con tan elocuente nombre (Se sabe que todos los piconeros con edad de entablar combate, lucharon utilizando con habilidad y maestría de movimientos sus hocinos, que fueron fundamentales, para cortar los corvejones de las monturas del ejército de Pedro I, haciéndolas que éstas se vinieran abajo.)


Corría el año 1368, donde la lucha por alzarse con el trono de Castilla se daba entre los citados Pedro I y su hermanastro Enrique de Trastámara. Los abusos, atropellos y vejaciones del primero sobre los ciudadanos de Córdoba, hicieron que éstos tomaran parte a favor del segundo, que ya había sido coronado rey un año antes.


Ante la decisión de los ciudadanos de Córdoba por apoyar a Enrique de TrastámaraPedro I decide dirigirse hacia la ciudad califal junto a su aliado de Granada. Las fuerzas dePedro I y Muhammad V, acampan en la falda de la Cuesta de los Visos ante los preparativos del inminente enfrentamiento que se iba a dar.


Los cordobeses, enviaron emisarios ante Pedro I y Muhammad V, con la finalidad de que dejara en paz a niños, ancianos y mujeres a cambio de entregar las llaves de la ciudad. El rey reaccionó de manera violenta y entre insultos les indicó que pasarían a cuchillo a las mujeres que le parecieran.


“(...). ¡Después de hacerlas cautivas, las que lo merezcan serán cedidas como esclavas a mis aliados,(...)! ¡Otras (...).pasarán ser de plena propiedad y uso de mis guerreros! ¡(...), las que a mí me apetezcan habrán de ser pasadas a cuchillo,(...)! ¡Cuando tome la ciudad de Córdoba, he de llenar el pilón de la fuente de la Plaza Mayor con tetas de cordobesas!”


La iniciativa en la escaramuza, la tomó el ejército sitiador que tomó la Calahorra y cruzó el puente hasta llegar al Alcázar Viejo y abrir brecha en los lienzos de la muralla, donde colocaron los pendones. Solo la noche, impidió que el ejército de Pedro I y Muhammad V siguieran con el asedio y toma de la ciudad.

 

Al llegar el amanecer las tornas cambiaron, gracias al entusiasmo que habían puesto las cordobesas, que preferían morir en combate antes de caer en manos del rey. Este ánimo, espoleó a la numerosa masa de milicianos que se disponían a combatir, hasta tal punto, que echaron a los invasores de la muralla que habían tomado, cerrando así las brechas abiertas.

 

Pero dentro del recinto amurallado se encontraba el adelantado mayor de frontera, don Alonso Fernández de Córdoba, señor de Montemayor. Posiblemente, los celos o envidias hacia él, hicieron correr el rumor de una oferta suculenta hecha de Pedro I a éste, con el fin de entregar la ciudad. Ante el revuelo que había causado la extensión de este rumor, la madre de don Alonso Fernández de Córdoba, doña Aldonza de Haro, se colocó al frente de la masa popular femenina bajo el sabat de la Mezquita o pasadizo de “los arquillos”, cuando el ejército iba a salir al combate. Allí quiso hacer salir de las dudas a todo el populacho, al hacer hablar a su hijo y confirmar que no iba a entregar la ciudad.

 

“Mirad hijo. Se rumorea que vais a entregar la ciudad a nuestros enemigos. ¡No olvidéis que en nuestro linaje jamás ha habido ningún traidor! No hagáis menos que nuestros antepasados.”

Pero don Alonso Fernández de Córdoba, para acallar los rumores, se bajó de su caballo, y tranquilizó a ella y al pueblo, mediante las consignas que tenía previstas.

 

“¡Señora! ¡Todo está decidido: vamos al campo y allí se verá la verdad!”.

 

Tras pasar el ejército el puente, don Alonso mandó romper dos arcos del mismo para impedir que se echaran para atrás ante el miedo o la cobardía y así regresar a la ciudad.

 

Y así quedó bautizado el paraje con el nombre de Campo de la Verdad, que ha dado nombre al barrio, sito en aquel campo de batalla.

Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva
Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva
Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva
Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva
Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva
Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva
Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva
Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva
Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva
Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva
Origen del Campo de la Verdad - Batalla de los Piconeros - Autor: cordobaviva